Aniversario de la Asociación Mutual Suiza Helvetia

Los comienzos de la institución

En el mes de septiembre de 1897, doce vecinos de San Jerónimo Norte se reunieron con el fin de fundar una “Sociedad de Socorros Mutuos”. Al efecto se convocó a una Asamblea Popular la que tuvo lugar el 1º domingo de octubre de ese año.

El manifiesto convocatorio estaba firmado por los señores: Alberto Roten, Alfredo Rigoni, Elías Weggener, Roberto Clausen, Francisco Passer, Eusebio Bislin, Juan José Amherdt, Ignacio Hischier, Christian Eier, Emilio Müller, César Clausen y Carlos Roten.

De esa reunión efectuada el 3 de octubre de 1897, en la casa Clausen, Walden y Cia, surgió un Comité Provisorio al que se le encargó la redacción de un proyecto de Estatuto para presentar en la siguiente Asamblea General, el cual debía contemplar el triple objetivo de la Sociedad: patriótico – benéfico – recreativo. Quien presidía el mismo era el Sr Alberto Roten.

Entre las primeras resoluciones la Sociedad estableció la celebración “obligatoria” de la Fiesta Suiza del 1º de agosto, la impresión de los Estatutos tanto en idioma Alemán como Español, y consideró “Socios Fundadores” a todas aquellas personas que ingresaron como tales hasta fines del año 1898.

En el año 1907, la Sociedad adquiere su primera sede, un galpón perteneciente a la familia Vionet. Para la compra del mismo, se solicitó a los socios la adquisición de acciones, previendo su devolución a medida que se comenzara a juntar los primeros fondos de la institución, atendiendo a un orden según las prioridades. En noviembre de ese mismo año, se firmó la escritura de venta, y así, la Sociedad Filantrópica Suiza Helvetia (así llamada por aquel entonces) pudo constituirse en su primer local social.

Antiguo edificio de la institución

A este local, le fue anexado más tarde, una casa de familia, puesto que se había dispuesto la instalación de un despacho de bebidas, que fuera atendido por el Sr José Kolhbrenner, a quien además se la facilitó un hogar dentro de la misma estructura, para el y su familia.

En Asamblea del 22 de agosto de 1950, se reformaron los estatutos, a instancias de la inspección de las Sociedades Mutuales. Fue entonces que la Sociedad Filantrópica Suiza se transformó en “Asociación Mutual Suiza Helvetia”.

Con el correr de los años tanto el salón como las demás dependencias resultaron inadecuadas. Por tal motivo se pensó en una nueva sede social, y, al efecto, se adquirió un predio frente a la Plaza Libertad de la localidad en enero de 1962. El 1º de agosto de 1965 se colocó la Piedra Fundamental, marcando un hito en la historia institucional. El ambicioso proyecto estaba en marcha.

Comenzó entonces la ardua tarea de recolectar fondos para encarar la construcción de la nueva sede: cenas, rifas, donaciones, préstamos, venta de lotes de la manzana donde se adquirió el primer edificio, y un importante subsidio por parte del Ministerio de Bienestar Social de la Nación, recibido en el año 1972.

El trabajo fue constante en aquel predio de la calle Belgrano, y poco a poco el edificio fue tomando forma y llegó el día en que se realizó la primera fiesta en el nuevo salón. La misma fue en oportunidad del 75º Aniversario de la institución, celebrada el 10 de diciembre de 1972, y no el 3 de octubre como correspondía.

Los tiempos nunca fueron fáciles; actualmente, su comisión directiva está comprometida a continuar por el camino abierto por aquellos visionarios que con fe y coraje hicieron posible este hermoso presente de la Asociación Mutual Suiza Helvetia, con su gran edificio y su prestigio de entidad madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *